Diario Público

Saludo de Isaac Rosa al Verano Cultural de Conil de la Frontera

 Los deportistas, tanto los profesionales como los aficionados, recurren en vacaciones a algo que llaman “descanso activo”. La expresión puede parecer contradictoria, pero se refiere a una técnica por la que, en vez de cesar por completo la actividad física, recurren a otros deportes, más suaves, para no perder el tono muscular, de forma que resulte más fácil volver luego al nivel de entrenamiento habitual.

Este verano, tras un año tan intenso como el que hemos vivido, todos necesitamos descansar, y bien que lo merecemos. Pero a la vuelta del verano nos espera un otoño que más que caliente promete ser tórrido, pues la situación económica y social amenaza con elevar la temperatura por encima de la habitual. Para afrontar la nueva temporada nos conviene descansar, sí, pero sin perder el tono por completo. Si cualquier músculo se atrofia con la falta de uso, y en pocas semanas de inactividad se pierde todo el fondo y la fuerza que costó meses de esfuerzo, al cerebro le pasa más que ninguna otra parte del cuerpo. Así que se impone moverlo un poco este verano, practicar algo parecido a ese descanso activo de que hablan los deportistas.

Para ayudar a conservar nuestro cerebro, pero también nuestra conciencia y nuestra capacidad de resistencia en plena forma para el otoño, nada como ese verano cultural que han preparado los buenos amigos de Conil y de Atrapasueños. Qué mejor descanso activo que acompañar el verano con buenos libros y una interesante programación cultural, que sin exigir muchos esfuerzos nos mantendrá inquietos, despiertos, curiosos, lo justo para aguantar el tirón de la vuelta tras el verano.

 El plan de entrenamiento propuesto es válido tanto para los que viven en Conil como para los visitantes, tanto si tienes vacaciones como si no. Yo este año por desgracia me lo pierdo, y tendré que buscarme mi propio descanso activo lejos de Conil, pero otro año prometo apuntarme. Suerte y ánimo para todos, y a mantener la forma, que vienen tiempos duros.

Medio millar de personas mostraron su cariño hacia Diego Cañamero

El acto celebrado el pasado domingo 25 de abril fue un emotivo reconocimiento público a la trayectoria del compañero Diego Cañamero y del Sindicato de Obreros del Campo 

Portada del libro

 

 

NOTICIA DIARIO PÚBLICO 26 DE ABRIL

por Francisco Artacho    

Cañamero: “Quiero jubilarme como empecé, trabajando en el campo”

“Mi vida no tiene más interés que la de cualquier otro jornalero” decía ayer el sindicalita Diego Cañamero en la presentación del libro sobre su propia vida El hombre con los pies en la tierra (Editorial Atrapasueños). El acto, que duró más de tres horas, se convirtió en todo un sentido homenaje al líder sindical y a la lucha que él representa desde el ya histórico Sindicato Obrero del Campo, SOC, ahora SAT, Sindicato Andaluz de Trabajadores.
 
Hombres y mujeres con rostros curtidos por años de duros trabajos en el campo llenaban ayer el amplio salón de la gran sede, autoconstruida por militantes durante ocho años, de este sindicato en El Coronil, en Sevilla, donde no cabía un alfiler. Gran parte del pueblo, del que Cañamero fue alcalde durante diez años, vivió ayer una especie de fiesta, que demostraba que la lucha sindical del campo está tan viva como hace 30 años.
 
 “Aunque algunos digan que ya no hay jornaleros, jornalero es todo aquel que trabaja hoy en día sin contrato, sin sueldo fijo, no sólo en el campo, si no en cualquier otro sector”, dijo en su aplaudido discurso el Catedrático de Antropología de la Universidad de Sevilla Isidoro Moreno. El dramaturgo Salvador Távora o el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, también participaron en el homenaje, en el que estaba prevista la asistencia de Julio Anguita, ex coordinador general de Izquierda Unida, que finalmente se ausentó. Suyo es el prólogo del libro.
 
La intervención de Cañamero tuvo un claro aire de despedida. “No dejaré la militancia, pero sí el cargo”, dijo el líder sindical, que aseguró que quiere jubilarse y terminar en la política como empezó “trabajando en el campo, ya sea en la aceituna, la vendimia o recogiendo algodón”. Y es que algo de lo que pueda presumir Cañamero “es de llevar totalmente a la práctica lo que piensa y dice, no como otros”, dijo en el escenario el cantaor Juan Pinilla. 
 

Unión de IU
 

Los que sí estuvieron fueron el coordinador de Izquierda Unida en Andalucía, Diego Valderas y el secretario de los comunistas andaluces, José Manuel Mariscal. Valderas aseguró que en IU “está el proyecto político que comparto y quiero seguir compartiendo con Diego Cañamero”, en un claro intento de acercamiento entre las diferentes corrientes de la coalición de Izquierdas. 
 
Y es que difícilmente Izquierda Unida pueda contar en otro lugar, con más apoyo social que el que tiene en la Sierra Sur y Campiña de Sevilla, donde la corriente liderada por el hoy parlamentario andaluz y alcalde de Marinaleda, Sánchez Gordillo, tiene una gran presencia y hegemonía sindical.

Noticia 21 de abril 2010 sobre Atrapasueños en Público

Barricada de libros

La cooperativa editorial Atrapasueños da voz a los movimientos sociales

Barricada de libros
Joaquín Recio (derecha), junto a otros dos socios de la editorial, en Sevilla. – Laura león

ÁNGEL MUNÁRRIZ – SEVILLA – 21/04/2010 08:20

Al cazador de entretenimiento que conciba el libro como un mero artefacto de evasión difícilmente le interesará el catálogo de Atrapasueños, una editorial que bien podría convertirse en el ojito derecho del lector de izquierdas, si se permite el juego de palabras.

Su manifiesto editorial ya revela su vocación de barricada de libros, su pretensión de “sacar a la luz las problemáticas sociales, culturales y ambientales de Andalucía y las resistencias protagonizadas por sus gentes (…)”, según señala en su primer propósito. El sexto de los siete puntos obliga a “abrir los ojos a procesos sociales (…) en otras partes del planeta”.

No es fácil concretar en títulos tan nobles palabras. Pero es innegable que el catálogo de Atrapasueños tiene ya personalidad propia. Sólo dos ejemplos, del ensayo a la ficción. En Costa nostra, Antonio Romero, coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República, se aproxima a la penetración de las redes mafiosas en la Costa del Sol; José K, torturado, única obra teatral del columnista de Público Javier Ortiz (fallecido en 2009), pone al lector ante el espejo de su conciencia con el feroz monólogo de un terrorista torturado salvajemente, en una obra prologada por Isaac Rosa.

Cada socio realiza una inversión inicial mínima de 50 euros

Y hay decenas de títulos más, en colecciones enfocadas al análisis a ras de suelo como Nuestros pueblos, nuestros barrios, La resistencia es fértil, Democracia participativa… Y que la retórica combativa que sugieren los epígrafes no llame a engaño, porque también caben rarezas literarias, léase un poemario del cantaor flamenco El Cabrero, cuya publicación está todavía por cerrar. Y en breve verá la luz Libeliula, de Emma Cohen, segundo título de la colección teatral.

“Somos resume Joaquín Recio, coordinador de la editorial expresión independiente de los movimientos sociales”. Ahora rondan los 40 socios, que aportan un mínimo de 50 euros. El objetivo es llegar a cien lo antes posible gracias al boca a oreja y a las distintas ferias de libro andaluzas, entre ellas Granada y Córdoba, en las que tendrán expositor.

Actividad cultural

Aunque nacida hace diez años, Atrapasueños multiplica ahora su alcance y ambición al constituirse como cooperativa de consumidores y usuarios. “Somos la única con este modelo, que nos permite editar y además comercializar y organizar actividades culturales”, explica Recio. La editorial, que colabora con Traficantes de sueños (Madrid) y Virus (Barcelona), busca también un local para un café librería en Sevilla.

La asociación sevillana prepara un duro libro contra ABC

El ritmo productivo es alto. Este mismo domingo se presenta El hombre con los pies en la tierra, una semblanza de Diego Cañamero, leyenda viva del sindicalismo jornalero. Iban Díaz, uno de los okupas que lideraron la resistencia del centro autogestionado de Casas Viejas, ofrecerá en breve Sevilla, cuestión de clase, elocuentemente titulado. En mayo verá la luz Sin ninguna base, del periodista andaluz Juan José Téllez y con prólogo de Almudena Grandes, con motivo de los 25 años de las primeras marchas contra las bases yanquis, protestas que viven hoy un proceso de rápida pérdida de respaldo.

Queda claro, con este adelanto, que la neutralidad ideológica no es marca de la casa. Pero, por si persiste alguna duda, después del verano saldrá El ABC de los movimientos sociales: una mentira a diario, donde diversas voces de la izquierda sevillana dan fe de su escaso aprecio por el diario grapado.