mundo obrero

Atrapasueños en la Fiesta del PCE: Marcelino Camacho, Manuel Fernández Cuesta, Juan Pinilla, Felipe Alcaraz, Antonio Romero, Keila Fernández,Lucía Sócam

Como cada edición la Fiesta del PCE se convierte en un espacio de debate y encuentro cultural de la izquierda en el Estado español. Diferentes mesas redondas donde se ven temas de actualidad, foros internacionales, y las más que habituales presentaciones de libros y actuaciones musicales. Todo en un fin de semana completo donde la gastronomía de todos los rincones del estado llegan para disfrute de sus participantes. marcelino

En esta edición tenemos el orgullo y el placer de presentar el libro Confieso que he luchado de Marcelino Camacho en un acto central el sábado 19 de septiembre con la presencia de amigos, la familia y artistas. Con esta reedición y el acto de presentación el PCE quiere homenajear a Marcelino a los 5 años de fallecimiento. Reivindicar así su vigencia, no como han querido venderlo siempre como un artífice de la transición española edulcorando su actitud militante y rebelde frente al capitalismo y marcelino en la fiestala explotación. Un acto que dará comienzo a una gira de presentaciones con su familia acompañando dicho recuerdo.

En la fiesta también tendremos oportunidad de disfrutar de una gran sorpresa dedicada a Marcelino para todos los asistentes.Éste sin duda será un gran momento de la fiesta, pero no olvidemos todos los esfuerzos de los demás autores y autoras que felizmente van a ser presentados en esta fiesta.

Queremos destacar el homenaje a Manuel Fernández Cuesta, intelectual de izquierdas y gran editor que nos dejó hace ya dos años.Sus amigos y la editorial Atrapasueños hemos organizado un momento de recuerdo que no podría ser de otra maneraque con su obra, aí que tendremos la oportunidad de disfrutar de una edición conmemorativa en su honor: «En tierra extraña (Memoria Roja)».  Manuel Fernández-Cuesta fue editor de libros, columnista y redactor jefe de Mundo Obrero. Era nieto del periodista Manuel Fernández-Cuesta Merelo, fundador del diario deportivo Marca y quien era a su vez hermano de un ministro de Franco. Tras estudiar Derecho y Filosofía, Manuel amplió estudios en París y Milán, interesándose por el marxismo clásico, la teoría del estado y la sociología política cultural. Colaborador habitual del periódico digital Rebelión y de Mundo Obrero, ha colaborado con diversos diarios como Público o El Mundo; sus últimos artículos aparecieron en El País, cuartopoder.es y eldiario.es. memoriaroja portada

201307104fdezcuesta-infDesde septiembre de 2007 hasta su fallecimiento, estuvo ligado a Grupo62, primero como director de Ediciones Península y desde mayo de 2011 como responsable del área castellana de Grupo62, integrada entonces por los sellos editoriales Península, El Aleph, Luciérnaga y Salsa Books.Uno de los proyectos que lanzó fue la colección Gran Atalaya, que reúne aquellos títulos y autores emblemáticos que, ya sea por la calidad de sus textos o por la buena acogida del público, han determinado una manera de publicar y comercializar este tipo de libro. En sus nuevas responsabilidades además de conservar las funciones de gestión editorial y de proyectos de Península, asumió también las del sello literario El Aleph Editores, que publica en castellano obra destacada de ficción de diversos autores. En su anterior etapa profesional, Manuel formó parte de la cúpula de la editorial Debate, integrada en el Grupo Random House Mondadori. Vivía en Madrid dedicado a la edición literaria. Asimismo enseñó escritura de las ideas y ensayo en Hotel Kafka de Madrid y fue profesor de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Es autor de los textos del libro “Fotógrafo de guerra. 1936-1939” (Hiru, 2000) sobre Robert Capa. Muchos lo recordamos siempre agitado preparando presentaciones, conspiraciones actos para seguir construyendo, … hay quien lo recuerda junto a Willy Toledo, del que fue editor del libro entrevista que le hiciera Pascual Serrano.

egeaalcaraz  felipe

Felipe Alcaraz y Antonio Romero nos traerán a la fiesta sus últimas creaciones. Alcaraz presentará su poemario Elegía a Javier Egea, un poema de 500 versos que concluye su investación-acción-homenaje al poeta comunista de Granada. Con textos de David Becerra, Jairo García Jaramillo y Juan Pinilla. Un gran momento para el encuentro con la poesía que nunca puede faltar en la poesía.

Antonio Romero nos trae una compilación de sus cartas escritas junto a Keila Fernández. El estilo epistolarse convierte en un arma interesante, que genera un debate permanente con la realidad y con aquellos que están marcado la vida social y política de nuestro país, de forCartas Andaluzas portadama directa y clara, como hace un twuit u otras redes sociales. Con el sugerente título de Cartas andaluzas los autores presentarán una batería de propuestas para seguir luchando desde los municipios. Contará el acto con la presencia de Alberto Garzón y Elena Cortés. En este caso se recopilan las cartas de su tierra, de Andalucía, con un prólogo de José Chamizo.  » Uno ya no sabe si el nuevo fantasma que recorre el mundo es el de la confusión o simplemente es la maldad convertida en la esencia de tantas decisiones que amargan la vida a millones de seres humanos. El triunfo del economicismo como modelo económico, como forma de pensar y sentir parece que se ha impuesto sobre cualquier otro sistema, ya sea económico o filosófico. La amargura de muchas personas es el «mayor » logro de una forma de entender la economía que se basa exclusivamente en el beneficio económico, en la usura a gran escala. Nada importan los sectores populares: ni su dolor, ni sus sueños» dice el prologuista.

 las-voces-que-no-callaron-pinillaAndalucía también será reivindicada por Juan Pinilla en su presentación del disco de homenaje a Blas Infante por el 130 aniversario del nacimiento del padre de la Patria Andaluza. Un momento para deternenos a escuchar a este gran periodista y cantaor flamenco, que ha sido recientemente nominado a los Premios Grammys Latino. Juan Pinilla conversará sobre la figura de Blas Infante y el flamenco presentando así su nuevo trabajo, que durante la noche en el Festival Flamenco tendrá oportunidad de cantar y mostrar al gran público.

Diseño Disco AMAR SIN PAPELES portada disco amar sin papelesTambién presentará su nuevo trabajo discográfico Lucía Sócam, «Amar sin papeles » (Tour 2014). Esta gira fue fruto del encuentro entre el poeta cubano Victor Casaus y la cantautora andaluza en la feria del libro de La Habana en 2013 y 2014. Tal como expresa la propia cantante, Lucía Sócam:

“El 20150514_lucia_socamencuentro, la amistad surgida, entre Victor y yo nos hizo soñar con un disco que hablara del mundo, también del amor, de los problemas de la gente sencilla…un disco y proyecto que contuviera la voz de Víctor recitando sus poemas y las canciones de Lucía cantando sus poemas,  mostrando su mirada hacia el mundo cantando a un poeta que como Víctor, no se han callado ante el amor ni las injusticias. Una manera emocionante de llevar a Cuba por bandera por todas las geografías posibles. Vamos a hacer una gira preciosa y grabar un disco que se presentará el año próximo en La Habana”. Así la cantautora presentará “Amar sin papeles” en La Habana en febrero de 2016, y en primicia en la fiesta del PCE 2015.

AQUÍ TODAS LAS ACTIVIDADES DE ATRAPASUEÑOS EN LA FIESTA DEL PCE 2015:

ca

 

Manuel Fernández Cuesta, un editor comprometido con las letras y su gente

Se nos fue, de golpe, con estas calores estivales, uno de los grandes editores del Estado español. Amigo de sus amigos, y compañero de todos. Un hombre jovial, amante de su profesión y amante de las revoluciones, las que han sido, las que son y las que vendrán. Su aportación ha sido amplia, pero sin duda ha impulsado eventos que a la izquierda le ha servido para crecer, para juntarse vamos. Por ejemplo, gracias a él y a otros compañeros/as pudimos tener la primera feria del libro de la Fiesta del PCE. Su gran amigo Pascual Serrano se despide con estas palabras.

201307104fdezcuesta-inf

MANUEL FERNÁNDEZ CUESTA, MI EDITOR, MI CAMARADA, MI AMIGO

Pascual Serrano

No sé si fue hace quince o veinte años cuando conocí a Manuel Fernández-Cuesta. Vivía entonces en Milán y cada vez que llegaba a Madrid repasábamos la actualidad pública de la política y la privada, Manuel, Mariano Asenjo –por entonces redactor-jefe de Mundo Obrero– y yo. Los tres con la complicidad de quienes se sentían libres y a nadie nada debíamos. Luego Manuel dejó Italia y vino a Madrid y acabó sustituyendo a Mariano al frente de Mundo Obrero. De Milán a jefe de Mundo Obrero, y seguía sintiendo y diciendo lo mismo.

Pero a Manuel le fascinaba más la palabra lenta y saboreada que las prisas del periodismo y se fue como editor a Debate. Desde allí me mandaba sus libros, el creía que los estaba promocionando pero en realidad me estaba formando:Fouché de Stefan Zweig; De brazos cruzados. El fracaso de la ONU en los conflictos internacionales, de Linda Polman; El libro negro de las marcas, de Klaus Werner y Hans Weiss; Todos los hombres del sha, de Stephen Kinzer;Mentiras y mentirosos. Una visión justa y ecuánime de la derecha norteamericana, de Al Franken.

Después saltó a la editorial Península y me propuso escribir un libro que ya forma parte inseparable de mi vida. Siguieron más, no me dejaba descansar porque sabía que era mucho lo que, desde nuestro compromiso, teníamos pendiente decir.

A Manuel le gustaba la historia porque sabía que era la única forma de interpretar el presente. Por eso se fue a instalar en el pasado adoptando la identidad de María Toledano, una anciana comunista que compartía sus recuerdos a través de sus columnas en rebelion.org primero y también en Mundo Obrero después. La Tole, como le gustaba llamarla, nos recordaba nuestra historia trágica, nuestros sueños comunistas, nuestros caídos, nuestra dignidad. Así estábamos obligados a estar a la altura. En rebelion.org le guardábamos el secreto, pero todos los años, en la fiesta anual del PCE en Madrid, cuando me encontraba con él, siempre se acercaba alguien a felicitarle por las columnas de la Tole.

La Feria del Libro de La Habana era otra cita que ninguno perdonábamos. Nos fascinaba un encuentro con los libros en los que no se hablaba de ventas ni de dinero, sino de contenidos y personas. Solo podía ser en Cuba.

Recuerdo el día que le presenté a Javier Ortiz y comimos los tres juntos. Qué orgulloso me sentí de poder reunir dos personalidades con tanta lucidez e ironía. Seguro que Javier le ha estado guardando un lugar en Jamaica, bueno, dos plazas porque Manuel va con la Toledano.

En las presentaciones de mis libros siempre dejaba claro que solo podían existir si la gente los compraba y así se lo decía al público. En cambio, cuando escribía sus columnas citaba y citaba libros, pero nunca los de su editorial por prurito comercial. Hace pocos meses le echaba yo en cara que hablara en su columna de Rodolfo Walsh y no citara uno de mis libros donde analizaba a ese autor y que él mismo había editado. Pensaba que precisamente los libros que él editaba no debía citarlos en sus columnas.

Nunca lo vi triste por trágicas que fueran las perspectivas del proyecto político que compartíamos, nunca lo vi paralizado por las dificultades o los problemas imprevistos que nos pudieran surgir, nunca lo vi desbordado por muchos compromisos inminentes que debiéramos enfrentar.

Dicen que murió en su casa la noche del martes (uno necesita varios días para creerse la muerte de las personas queridas). Teníamos tantos proyectos pendientes, tantas charlas planeadas, tantas tramas por poner en práctica, tantas palabras –habladas y escritas– por compartir.

Me da un poco de prurito escribir sobre Manuel teniendo como tenía tantos amigos queridos con mejor pluma que la mía, pero a veces no podemos negarle al corazón que hable. Una vez más Manuel ha conseguido que escriba libre, pero preocupado por si estoy utilizando las palabras adecuadas. Lo que más miedo me da es que, a partir de ahora, me va a costar mucho saber de qué tengo que escribir y qué tengo que leer.