Entrevista a El Cabrero en Público

ENTREVISTA A ‘EL CABRERO’

“Yo canto como ando, escuchando el paisaje”

El cantaor flamenco, emblema de la hondura flamenca y peculiar icono de la izquierda andaluza, prepara nuevo disco, ‘Pastor de nubes’, sin descuidar su rebaño de ovejas

ÁNGEL MUNÁRRIZ Valencina de la Concepción (Sevilla) 01/11/2010  

José Domínguez ‘El Cabrero’, en Valencina (Sevilla). LAURA LEÓN

José Domínguez ‘El Cabrero’, en Valencina (Sevilla). LAURA LEÓN

Aunque como pastor haya cambiado las cabras por las ovejas, José Domínguez (Aznalcóllar, 1944) sigue y seguirá siendo El Cabrero, un emblema de pureza y sobriedad flamencas. Trasunto descarnado de otro pastor guerrero, Miguel Hernández, su fidelidad a sí mismo tanto en el escenario como en su peculiar activismo social y político —es pionero en la lucha contra la apropiación del campo público por parte de los terratenientes— contribuyó en los primeros ochenta a consolidar una etiqueta de “símbolo de la Transición” que entusiasma a quienes lo ven como un icono popular de la izquierda andaluza, pero que en parte ha eclipsado y caricaturizado al artista.

El Cabrero reivindica una carrera de más de 35 años de hondura flamenca salpicada de valientes digresiones: discos de tango, colaboraciones rockeras -Reincidentes, Marea- y giras de postín, como aquella de 1993 con Peter Gabriel por Estados Unidos que lo obligó a un descuido inusualmente largo de su rebaño. Pocos han podido rivalizar con él en conexión con el público y éxito en los festivales. “Naranjito de Triana decía: ‘Donde van juntos Camarón y El Cabrero, comemos todos'”, cuenta. Ahora prepara su 18º disco, Pastor de nubes (Atrapasueños). José -voz imponente, ojos claros y acento esotérico- habla aquí de música y política usando metáforas del campo.

¿Contra qué canta en este disco?

Contra la guerra. La desigualdad. La piel de España es la de un perro flaco. No hablo de mí, que estoy surtido y arrimao al sobaco que más apesta [hace con los dedos el gesto del dinero]. Pero soy consecuente y lo digo. En mi flamenco están mis ideas. Será un análisis de cateto del campo, de acuerdo, pero yo tengo sentido del pienso, del reparto, porque soy pastor. Y digo que hay que poner las cosas al precio del que menos cobra.

Pincha aquí `para ver la noticia completa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s